Historias de un domingo cualquiera

Esta mañana me desperté con una llamada inesperada. Nos invitaban a comer para celebrar el cumple de una amiga. De un salto salí de la cama porque recordé que no tenía ningún detallito para la cumpleañera. Era necesario pensar rápido, así que lo primero que hice fue coger una taza de café para espabilar, para luego subir al desván a argallar (en castellano maquinar, tramar, urdir) algo. Y esto fue lo que salió:

En la foto no se aprecia el intenso granate del fondo ni el rosa del lazo, así que tendré que tomar clases de fotografía en un futuro no muy lejano.
Como estaba algo inspirada, se me ocurrió que podía empaquetarlo para que pareciera más profesional, y esto fue lo que salió:

Y desde aquí quiero felicitar a Carmen en su ?? cumpleaños… y que cumplas muchos más.

Patri

3 pensamientos en “Historias de un domingo cualquiera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s